La tarjeta de crédito de Apple

En la pasada conferencia de servicios del mes de marzo, Apple nos presentó su nueva tarjeta de crédito. 5 meses después, “Apple Card” ha hecho su aparición en el mercado norteamericano. Este nuevo método de pago, en alianza con Goldman Sachs, podrá ser disfrutado, en primer lugar, por una selección aleatoria de usuarios que se dieron de alta para ser notificadas cuando la Apple Card estuviese disponible. El tendrá que esperar al menos hasta finales de agosto.

¿Cómo obtener una Apple Card?

Para darte de alta y formar parte del proceso  necesitas iOS 12.4, la última versión del sistema operativo, y un terminal superior al iPhone 5s. Aunque Apple Card funciona en todos los dispositivos con Face ID y Touch ID, Apple ha confirmado que deja del proyecto a los terminales por debajo de ese modelo.

Además, para completar la contratación, el usuario tiene que introducir su dirección, su fecha de nacimiento, su nivel de ingresos y los cuatro últimos dígitos del número de la Seguridad Social. Con toda esa información personal, Goldman Sachs crea un perfil que define si un cliente es apto o no para usar la tarjeta. Todos estos requisitos con menores que los que se solicitan en tarjetas similares. En función del nivel de ingresos y del historial crediticio, cada usuario tendrá un tipo de interés diferente.

Una vez la solicitud ha sido aprobada, la tarjeta se muestra en la aplicación Wallet, pudiendo ser usada a través de Apple Pay. Apple Card será una tarjeta de crédito física de titanio y una forma de servicio a través de la citada aplicación del iPhone. esta tarjeta física no tiene número, ni código de seguridad, tampoco dispone de fecha de caducidad o de firma: todos esos datos quedan almacenados en Wallet en el dispositivo asociado.

Usarla tiene premio

El principal aliciente para su usa radica en el reembolso diario en efectivo de cada pago que se realice con ella. De esta forma el usuario percibirá un 2% de las compras en general y un 3% si el desembolso se realiza en tiendas y productos de la compañía.

Asimismo, entre las mejoras de la tarjeta de crédito de Apple está la posibilidad de hacer transferencias con un mensaje a otros usuarios, reconvertir los extractos bancarios con información más fácil de identificar gracias a la ubicación en Apple Maps o la clasificación por colores según el gasto.

La seguridad de la tarjeta

Sobre la seguridad de la tarjeta de crédito, sabemos que es similar a la que se utiliza para proteger Apple Pay. Además, cuenta con una referencia dinámica en cada compra, haciendo más complicado a terceros romper su seguridad. El sistema categoriza todas las transacciones de forma automática haciendo uso de machine learning, y genera los citados informes y gráficos para el usuario. Apple no monitoriza lo que has comprado, dónde lo has comprado o cuánto has gastado. Toda la monitorización ocurre en el dispositivo y no en los servidores de Apple.

Apple Card cuenta con tres números PAN diferentes: uno para la tarjeta del iPhone, otro para la tarjeta física y otro, para la tarjeta virtual, destinado a transacciones online.

El número de la tarjeta se crea por Apple, dotando al dispositivo de una numeración única, que se almacena en el chip de seguridad del teléfono (Security Element). Además, cada compra se tiene que verificar de forma biométrica a través de Touch ID o Face ID.

Seguro que muy pronto podremos probarla y ver si sus características son verdaderamente útiles en el día a día de cualquier usuario.