IVAS: las gafas de realidad aumentada militares basadas en las HoloLens 2 de Microsoft

Las tropas del ejercito de los Estados Unidos han dado un paso adelante en su equipación tecnológica. Junto con Microsoft, que ha defendido públicamente su colaboración en proyectos militares, acaba de desarrollar un casco de realidad aumentada dentro del conocido proyecto JEDI (Joint Enterprise Defense Infrastructure), especializado en la transformación digital de las infraestructuras de defensa.

Hace unas semanas nos enteramos de que Microsoft habría realizado un contrato de 427 millones de euros con el ejército norteamericano para la venta de hasta 100.000 gafas HoloLens (un nuevo dispositivo de realidad mixta, potenciado por la nube y la inteligencia artificial, y diseñado exclusivamente para entornos profesionales). El nuevo producto que usará el ejercito supone una verdadera evolución en este tipo de gadgets y, además de Microsoft Devices, ha contado con el desarrollo de otras tres compañías: Azure, HoloLens y Dynamics 365.

Realidad aumentada de uso militar

Las gafas, que se acoplan al casco de los militares, están siendo probadas actualmente por algunos soldados estadounidenses de cara a su consolidación y posible implantación de manera amplia en 2028.

Su nombre técnico es IVAS, abreviación de las iniciales en inglés de Sistema de Aumento Visual Integrado, y permite saber la posición tanto del propio soldado como la de su escuadrón. La pantalla de realidad aumentada ofrece diferentes puntos de referencia marcados en diferentes grados, para localizar a los miembros de su escuadrón o una posición enemiga conocida. También incorpora un detector de imagen térmico para ver en la oscuridad. El sistema del visor es capaz de detectar y deja a la vista el objetivo del arma para poder apuntar y disparar, al mismo tiempo que recopila datos sobre el soldado para que pueda mejorar su puntería.

IVAS están diseñadas para ayudar a matar

Muchos empleados de Microsoft no están muy de acuerdo con este nuevo objetivo empresarial de la firma y han escrito una carta abierta al director ejecutivo de la marca, Satya Nadella, expresando su oposición a este proyecto.

En ella exigían la cancelación del contrato IVAS, el fin del desarrollo de armas tecnológicas y la creación de una junta externa de revisión ética. “Nos alarma que Microsoft esté trabajando para proporcionar tecnología de armas al ejército de los Estados Unidos, ayudando al gobierno de un país a aumentar la letalidad con las herramientas que construimos”. De esta forma mostraron su rechazo al proyecto.