Privacy Sandbox: Los efectos de eliminar las Cookies de Terceros en Chrome

Google planea eliminar de su navegador de Chrome las cookies de terceros para 2022, con la intención de equipararlo en privacidad a otras plataformas como Safari o Firefox. Esta acción está englobada en una iniciativa, denominada Privacy Sandbox, con la que se pretende otorgar más privacidad y desarrollar un conjunto de estándares abiertos que mejoren esta área. La iniciativa aún está en su etapa de desarrollo, por lo que Google insta a anunciantes, desarrolladores y legisladores a poner su granito de arena y construir un Internet más seguro.

Mientras tanto los usuarios seguimos exigiendo una mayor privacidad, transparencia y control en la manera que se están utilizando nuestros datos de navegación.

Lo cierto es que la publicidad online se ha vuelto muy invasiva por diferentes prácticas intrusivas y técnicas para mostrar anuncios personalizados a los usuarios. Con la llegada de Privacy Sandbox esta publicidad tendrá muchos problemas en el uso de cookies y en la difusión de anuncios dirigidos. Aun así, Justin Schuh, director de Ingeniería de Google Chrome ha asegurado que “Nuestro objetivo es hacer de la red un sitio más privado y seguro para los internautas, a la par que damos apoyo a los anunciantes”. Con ello deja la puerta abierta a nuevas aplicaciones o técnicas que permitan a los anunciantes mostrar anuncios dirigidos, sin tener acceso directo a los datos personales de los usuarios.

Privacy Sandbox conseguirá que las cookies de terceros queden obsoletas. Ya con el lanzamiento del nuevo Google Chrome se han comenzado a realizar cambios importantes en la materia con nuevas normas, conocidas como SameSite, diseñadas para minimizar riesgos en privacidad y seguridad en el rastreo que hacen estas cookies de terceros. A partir de ahora las cookies no tendrán acceso externo a menos que se etiqueten correctamente como cookies cross-site, a través de conexiones seguras HTTPS.

A vueltas con las cookies de terceros

Desde que nacieron, las cookies de terceros no han estado bien vistas desde el punto de vista de la privacidad. Una cookie de terceros es la vía principal de rastreo en una web que no visitamos, dando acceso externo a datos de navegación. Los anunciantes obtienen a través de ellas detalles sobre el acceso a un dominio determinado. Además, ofrece información general muy detallada sobre nuestro perfil de usuario.

Las cookies funcionan de la siguiente manera: son enviadas al ordenador, móvil u otro dispositivo conectado a internet por parte de un tercer dominio, y son capaces de rastrear nuestros hábitos en internet para. Después. ofrecernos publicidad personalizada.

Hay que diferenciarlas de las cookies originales o de primeros, enviadas por el dominio que sí estamos visitando, que sirven para facilitar la navegación recordando, por ejemplo, nuestro usuario y contraseña o nuestras preferencias de navegación.

¿Cómo afecta el cambio a las empresas y anunciantes?

Evidentemente, el cambio que propone Google tendrás consecuencias directas en el desarrollo y ejecución de la publicidad digital tal y como la conocemos. Eliminar estas cookies tendrá efectos en los anunciantes. EL objetivo es que éstos puedan enviar anuncios personalizados sin conocer los datos de los usuarios. Sin el rastreo de cookies la tarea se presenta difícil pero no imposible. Privacy Sandbox nos deja varios escenarios posibles:

  1. Al eliminar el seguimiento de cookies de terceros Google podría convertirse en una empresa monopolista dentro del sector de la publicidad online.
  2. Creación de una identificación de usuario única para realizar el seguimiento y la transición durante la navegación de sitios web. Esto podría propiciar la aparición de multitud de Users ID con su consiguiente confusión para los anunciantes.
  3. Vuelta a la atribución del último clic, el método más preciso para realizar un seguimiento del rendimiento publicitario sin cookies.