Conecta tu cerebro a Internet

En 2017 Facebook presentó al mundo un nuevo proyecto bajo el nombre de “Bulding 8” con la intención de desarrollar un dispositivo no invasivo, basado en una interfaz cerebro-ordenador (BCI), para dotar a los humanos con el poder de “escribir” con la mente en los dispositivos digitales y “escuchar” con la piel. Dos años después Facebook comparte nuevos detalles y nos revela que, por primera vez, se ha conseguido descifrar un pequeño grupo de palabras y frases desde la actividad cerebral usando esta tecnología.

El equipo de la UCSF, encargado de este proyecto, ha demostrado que “la actividad cerebral registrada mientras las personas hablan podría ser utilizada para prácticamente descodificar de forma casi instantánea lo que están diciendo en texto en una pantalla de ordenador”. Sus investigadores aseguran que, aunque ahora su algoritmo solo es capaz de descodificar un pequeño grupo de palabras y frases, tienen como objetivo “traducir vocabularios mucho más amplios con tasas de error drásticamente más bajas”.

El objetivo de la USCF es también ayudar a las personas con afectaciones neurológicas, para lo que pretenden alcanzar una velocidad de decodificación en tiempo real de cien palabras por minuto, con un vocabulario de mil palabras y con una tasa de error por palabra menor al 17 por ciento. Algo que afirman que, de momento, no es posible conseguir en un dispositivo no invasivo. El equipo de Facebook Reality Labs (FRL) se encarga de la investigación para desarrollar dicho dispositivo BCI no invasivo

Neuralink: el proyecto de Musk

El objetivo de Neuralink es desarrollar tecnología que nos permita conectar nuestras mentes a Internet y detrás de esta empresa está Elon Musk, dueño de Tesla, SpaceX o Hyperloop. Según sus propias palabras: “No será de repente, pero Neuralink ideará un cordón neuronal artificial que podrá tomar el control de los cerebros de las personas”, es decir, un dispositivo que nos permita manejar cualquier dispositivo conectado con el pensamiento. Su sistema sí sería invasivo, en contraposición al que persigue Facebook, ya que funciona una interfaz de “hilos”, más delgados que un cabello humano, y con electrodos receptores de la actividad cerebral, “cosidos” al cerebro a través de una máquina que evita los vasos sanguíneos, reduciendo así, respuestas inflamatorias.

Su objetivo se centra en ayudar a pacientes con miembros amputados a mover sus prótesis robóticas con el pensamiento. Estos electrodos se conectan internamente con el cerebro a través de la tecnología láser. Desde fuera se observarían los hilos rematados con una pieza que se coloca detrás de la oreja a modo de audífono, con conexión Bluethooth o USB para poder conectarlo a un dispositivo con una app de control.