Menores a salvo de las ciberamenazas en verano

Llega el verano y de las vacaciones escolares, y los más pequeños tienen más tiempo para hacer todo aquello que les gusta. Si atendemos a la encuesta “España en Cifras” del INE, encontramos que un 26,2% de los menores con 10 años en España tiene móvil propio; un porcentaje que sube al 94,8% cuando llegan a los 15 años. Por tanto, gran parte de ese tiempo libre que tienen es, más que seguro, que lo dediquen a las nuevas tecnologías.

Si pasan más tiempo conectados es también mayor el riesgo de que sufran cualquier tipo de ciberriesgo. Según José Luís Jiménez experto en ciberseguridad y cibercooperante del Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE), todas estas amenazas se pueden evitar incorporando en nuestras rutinas tecnológicas una serie de buenas prácticas como, por ejemplo, la supervisión en redes sociales y del control de datos personales en redes Wi-Fi públicas. También incentivar otras formas de ocio, como la lectura, el ejercicio o las actividades artísticas, alejados de los componentes tecnológicos.

En relación a esto, es recomendable que los menores limiten las horas de uso de tecnología para evitar episodios de dependencia que pueden verse reflejados cuando vuelvan a la rutina escolar tras el periodo vacacional en síntomas como mayor irritabilidad o problemas de concentración.

¿Qué tenemos que vigilar?

Los adultos deben poner especial atención en una serie de asuntos para reforzar la seguridad de los menores. Lo primero es realizar una configuración correcta del dispositivo, ya sea móvil o tablet, actualizando el sistema operativo e instalando un antivirus, para evitar que otras personas puedan controlar la cámara y micrófono del terminal.

Además, se recomienda instalar aplicaciones de control parental para ver y controlar lo que los niños están haciendo en Internet. De esta forma podemos detectar si el menor está sufriendo ciberacoso por parte de desconocidos, y tomar las medidas correspondientes al respecto.

No hay que olvidar algo que ya hemos repetido en numerosas ocasiones: “nunca publicar fotos en las que se reconozca a los menores ni revelar detalles personales” en redes sociales. Un informe de Online Nation, publicado por Ofcom, ha revelado que en el 79% de los casos de jóvenes de entre 12 y 15 años que han tenido malas experiencias ‘online’, la causa han sido las redes sociales. Por tanto, muy atentos a la información que se da.

En vacaciones es muy común visitar diferentes espacios, como restaurantes, hoteles, centros comerciales, donde podemos encontrar redes públicas abiertas. Si nos conectamos hay que evitar a toda costa introducir datos sensibles, como contraseñas o números PIN mientras se estén utilizando este tipo de redes.

Puedes ampliar esta información en nuestro reportaje sobre pornografía en la red donde te ofrecemos la última “Guía de mediación parental” de INCIBE donde encontrarás más pautas para garantizar un uso seguro de la tecnología por parte de los menores educándoles en ciberseguridad en función de su edad y madurez.