20 años de Wi-Fi

En los últimos 20 años, el Wi-Fi se ha convertido en un elemento cotidiano en la vida diaria de las personas. El 20 de junio celebramos el Día Mundial del Wi-Fi y la Wireless Broadband Alliance, saca pecho este día con el objetivo de “ayudar a instalar redes Wi-Fi que conectarán a comunidades no conectadas en todo el mundo”.

En 1999, la norma IEEE 802.11a, la primera del estándar Wi-Fi, fue la encargada de fijar las bases del estándar actual. La certificación para los dispositivos garantizó la compatibilidad entre equipos de fabricantes diferentes y posibilitó tasas de datos más elevadas. El estándar Wi-Fi es gestionado actualmente por la Wi-Fi Alliance, una organización con sede en Houston (Estados Unidos) que es la encargada del desarrollo de los nuevos estándares y de la concesión de las certificaciones de productos.

En 2009, diez años después del lanzamiento de Wi-Fi, marca registrada introducida por la Wi-Fi Alliance, había ya 1.000 millones de dispositivos con esta certificación en el mercado. El número de puntos de acceso Wi-Fi públicos superó la cifra del millón en 2011, y en 2013 esa cantidad sobrepasaba los cinco millones. A día de hoy, en 2019, el año de su vigésimo aniversario, existen más de 30.000 millones de equipos con certificación Wi-Fi en el mercado.

Actualizaciones del estándar: del 802.11a al 802.11ac

Tras el desarrollo de la norma 802.11a llegaron diversas actualizaciones conocidas como 802.11b (Wi-Fi 2), 802.11g (Wi-Fi 3) y 802.11n (Wi-Fi 4). Con ellas se consiguieron velocidades de transmisión cada vez más elevadas. De los 11 megabits por segundo (Mbps) de Wi-Fi 2 se pasó hasta transmisiones de hasta 600 Mbps de Wi-Fi 4.

El desarrollo del estándar ha posibilitado la compatibilidad entre las diferentes normas. Gracias a esto los sistemas pueden usarse sin que las nuevas versiones supongan un problema para el usuario, evitando dificultades de instalación y problemas de comunicación.

En la actualidad, el estándar Wi-Fi más extendido es el 802.11ac, también conocido Wi-Fi 5, la versión que ha introducido la era del gigabit por segundo (Gbps), cuya velocidad de transmisión puede alcanzar teóricamente los 6,9 Gbps, en parte, gracias a su combinación con un ancho de banda de hasta 160 MHz en los canales de transmisión y hasta ocho antenas funcionando simultáneamente.

Wi-Fi 6: la próxima generación

La siguiente evolución del estándar Wi-Fi se llama 802.11ax, Wi-Fi 6. A principios de año ya te adelantamos todas las características y ventajas que nos esperan con su llegada: utiliza las bandas de frecuencia de 2,4 y 5 GHz, reduce los tiempos de latencia mediante el uso del método de modulación digital OFDMA (acceso múltiple por división de frecuencias ortogonales) y funciona mejor en entornos en los que haya numerosos dispositivos conectados a la red inalámbrica. También permite enviar y recibir más datos al mismo tiempo, una mejora que, sumada a las anteriores, hace que las transferencias de datos teóricas se queden muy cerca de los 10 Gbps.